¿Es posible que una de las maneras más eficaces de ahorrar energía provenga de una nueva variedad de pintura? Sí, de las que se usan para pintar las paredes. Si estás tan asombrado como nosotros al descubrirlo, estate atento porque te lo contamos a continuación:

Uno de los problemas a los que nos enfrentamos hoy en día es la escasez de recursos o el hecho de que supongan un coste elevado, tanto para la economía de la gente como para la Tierra, ya que la mayoría de ellos son limitados y el efecto que tiene la sobrepoblación en la que vivimos está creando consecuencias irreversibles en el planeta.
Uno de los recursos más importantes para la vida humana es, sin duda, la energía, ya que de ella depende el funcionamiento de todas las máquinas que nos asisten día a día, ya sean eléctricas u otras, como los vehículos propulsados a través de combustibles fósiles. Y por supuesto, de la energía proviene nuestra luz y calefacción, sin los que difícilmente se pueden cubrir las necesidades básicas.

Pues bien, ante esta escasez de energía, investigadores de todo el mundo están trabajando para producirla a partir de fuentes renovables, o bien diseñando sistemas para abaratar los costes de producción, y no es un reto fácil. Los avances que se han hecho en este campo son importantes, pero todavía falta mucho para encontrar una verdadera solución al problema, pero lo último que cabría pensar es que un invento realizado, nada menos que en el campo de la pintura, normalmente asociada a las artes plásticas y a la decoración, pueda suponer un avance tan importante a la hora de ahorrar energía.

Esta nueva pintura testeada en los laboratorios 3M (los inventores del Post-It o los productos Scotch) está empezando a ser comercializada en España por la empresa Eurotex bajo el nombre de Confortex Thermo, y se ha obtenido a partir de la tecnología que usa la NASA en sus naves espaciales.

Está indicada para pintar edificios y paredes de habitaciones, ya que su característica principal es el aislamiento: Está compuesta por pequeñas esferas de vidrio que químicamente son mínimas conductoras del calor, esto provoca que, al ser aplicada sobre cualquier superficie, la temperatura de uno de los lados no afecte a la del otro lado, aislando así el espacio que contiene esa superficie.

Además, el aislamiento térmico evita la condensación del aire y elimina la posibilidad de que se formen mohos y no sólo eso, si no que la pintura respeta el medio ambiente al no contener disolventes en su composición ni generar ningún tipo de residuo contaminante