OLYMPUS DIGITAL CAMERA
OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Vivimos en una época de grandes avances tecnológicos al alcance de nuestra mano diseñados para hacer nuestra vida más cómoda. En los últimos años, uno de los campos más desarrollados ha sido el de la domótica, haciendo que las casas sean “inteligentes”, o lo que es lo mismo, que sus propietarios puedan controlarlas a distancia a través del ordenador, el móvil o la Tablet.

Estos sistemas automáticos para controlar una casa suponen muchas ventajas para quien vive en ellas, y a continuación vamos a explicar las más importantes:

  • Control de la electricidad
  • La tecnología domótica nos permite controlar la iluminación y los distintos enchufes de nuestra casa a través de nuestro ordenador o teléfono móvil. Esto nos aporta gran seguridad pues podemos comprobar que no se queda encendido ningún aparato cuando no debería, además del ahorro en electricidad que esto supone.

  • Cámaras de vigilancia
  • Nadie tiene la habilidad de ser omnipresente y a veces podemos perdernos algo que está pasando o ha pasado en nuestra casa. Gracias a la domótica es posible ver lo que ocurre en distintos lugares a la vez, y evitar, por ejemplo, la llegada de invitados no deseados. Las cámaras de vigilancia aumentan la seguridad de nuestra familia mediante la grabación de vídeos activados por detección de movimiento en cualquier momento del día o de la noche.

  • Control de la temperatura
  • A veces salimos de casa con prisa y olvidamos ajustar el termostato, por lo que cuando lleguemos a casa el ambiente puede ser demasiado frío o demasiado cálido y se requiere mucho tiempo para que aumente o disminuya la temperatura. Sin embargo, con un sistema domótico podemos ajustar la temperatura a distancia un par de horas antes de llegar a casa para encontrarla como deseamos.

  • Ahorro
  • La domótica no solo nos permite ahorrar dinero en la electricidad, si no también tiempo y viajes de ida y vuelta a casa al no requerir de nuestra presencia. Además, el hecho de que nuestro consumo de energía sea menor supone un impacto menor al medio ambiente.

  • Tranquilidad
  • Por un lado, no tenemos que preocuparnos por las cosas que hemos dejado sin hacer en casa, como en el caso de programar el termostato; si no que podemos activar distintas tareas como regar las plantas o alimentar a nuestras mascotas mientras estamos fuera, ya sea por un rato o mientras viajamos.

    Además, gracias a la tecnología domótica podemos asegurarnos de que nuestros hijos llegan a casa por la noche, con la iluminación adecuada, además de sus idas y venidas, y en el caso de tener niños pequeños estar al tanto de lo que sucede cuando nosotros no estamos en la habitación.