Aunque al escucharlo pueda sonar tremendamente extraño, el aire acondicionado genera energía renovable. Esta afirmación puede parece una locura, teniendo en cuenta que llevamos escuchando toda la vida que el aire acondicionado y la calefacción gastan gran cantidad de energía.

Lo cierto es que realmente esa gran cantidad de gasto es la que le permite a su vez generar energía renovable. La clave reside en que los aparatos de aire acondicionado consumen electricidad pero también producen energía térmica. Las cifras nunca mienten y en este caso son aplastantes, cada kWh eléctrico que se utiliza de electricidad produce entre tres y cuatro kWh térmicos.

Y es que al fin y al cabo, los aparatos de aire acondicionado, tienen el mismo funcionamiento que una bomba de calor y la Unión Europea considera este tipo de energía como renovable, aunque con ciertos requisitos.

El Instituto para la Diversificación y el Ahorro de la Energía (IDAE) ha publicado un estudio en torno a estas bombas de calor. En él se especifica que de los 11,7 millones bombas de calor que existen en España, 7,3 están en viviendas.

El consumo de aire acondicionado en España podría cubrir las necesidades energéticas de un millón de hogares.

Según los cálculos establecidos anteriormente, con el aire acondicionado que se gasta en nuestro país y transformando la energía eléctrica en térmica, podrían cubrirse las necesidades energéticas de un millón de hogares.

Aunque hay diferentes opiniones acerca de sí está energía es completamente renovable o no, la norma europea de referencia 2009/28/CE es clara: «Siempre se considerará renovable la energía de las bombas de calor cuándo se cumpla dos requisitos».

El primero es que la energía térmica debe ser utilizada para consumir y no para enfriar y el segundo es que se deben producir 2,5 kWh térmicos por cada kWh eléctrico consumido. Si ambas condiciones se cumplen, podemos considerar esté enrgía como válida y renovable.
Según los expertos, es cuestión de tiempo que esta energía se pueda aprovechar al 100%.