Debido al continuo aumento de receptores electrónicos hoy en día son habituales en las instalaciones «disparos por simpatía» o disparos intempestivos, surgiendo la necesidad de una protección diferencial mas evolucionada que las de las clases AC y A. Esta evolución ha culminado con el nacimiento de los dispositivos diferenciales superinmunizados.