La domótica es un sistema de automatización que nos permite controlar todo lo que ocurre en nuestra casa; por ejemplo, podemos programar cuando se suben las persianas (para despertarnos con la luz del sol), cuando se cierran, los aparatos de climatización (como un aparato de aire acondicionado o una estufa), etc. Además, incluso nos permitirá tomar el control aunque no estemos en casa; para ello, tan solo tendremos que utilizar una app desde nuestro teléfono móvil, que estará conectada al sistema.

¿Sabías que con este sistema se puede ahorrar mucha energía? Sigue leyendo para saber cómo.

¿Cómo puede ayudarnos la domótica ahorrar energía?

Una de las principales particularidades de la domótica es que nos ofrece sensores de movimientos que permiten apagar las luces cuando no hacen falta, así como activarse en el momento clave (algo muy práctico para la habitación de los pequeños).

También nos permite controlar la potencia de las luces; por ejemplo, si en un momento dado no necesitamos tanta potencia en una determinada bombilla, siempre y cuando el sistema sea compatible, podremos ahorrar energía de esta manera.

Los termostatos, aparatos que controlan la temperatura del hogar, activando los aparatos de climatización en el caso de que se produzca alguna variación, también tienen su papel importante a la hora de ahorrar en energía. Nos permite programar ciertos valores para evitar excesos.

Por último, pero también muy interesante, con la domótica podremos aprovechar la luz solar en todo momento, pudiendo programar la persiana para suba en la hora exacta en la que empieza a haber luz y que se cierre cuando se haga la oscuridad nuevamente.

Aunque suponga una cierta inversión la domótica en un primer momento, a la larga nos permitirá ahorrar mucho en electricidad.